Los niños no deben dar besos por obligación.

Es muy frecuente encontrarnos con la escena en la que el adulto pide al niño que dé un beso a un familar, a un amigo, o incluso a un desconocido y el niño se niega a hacerlo. En ese momento, movido más por la vergüenza que por los sentimientos del niño, el adulto le obliga a darle un beso a la otra persona aunque éste no quiera hacerlo.

Querido adulto, has de saber que no dar besos no es de mala educación. Debemos enseñar a los niños las normas de cortesía, como dar los buenos días, saludar, despedirse, hablar correctamente a las personas, pero no, no están obligados a dar un beso si no lo desean.

Debemos enseñarles que los besos son una manera de expresar los sentimientos: amor, alegría, ilusión… Si les obligamos a hacerlo, no les estamos dando esta enseñanza, sino simplemente están actuando por orden de los adultos.

Así que, por favor, no obliguemos a los niños a dar besos, los adultos tampoco lo hacemos cuando no nos apetece. Si nosotros no lo hacemos, ¿por qué ellos sí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Silvia de la Calle Crespo.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Profesional Hosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.